¡Dime que me quieres!

te quiero¿Cuando has preguntado alguna vez si te querían, te han respondido de forma exasperada <<Pues claro que te quiero>>? Si te ha ocurrido eso ¿Qué sentiste? ¿Por la forma de responderte lo interpretaste como que no, o sea, que no te querían? Quizás la persona que te respondió así realmente te quiera, y esa reacción se deba a que tu pregunta le parezca tan evidente que la respuesta la considera superflua.

¿Recuerdas a un grupo de Rock llamado «Tequila»? En 1980 sacaron una canción de título «Dime que me quieres». Su letra era la siguiente:

Hay una cosa que te quiero decir
que es importante, al menos para mí,
toda la noche estuve sin dormir porque
una frase de tu boca quiero escuchar.

Dime que me quieres,
dime que me quieres.

Ahora estoy triste y necesito saber
si tú me quieres de verdad como ayer,
aunque parezca tonto voy a pedirte
que me lo repitas una vez y otra vez.

Dime que me quieres,
dime que me quieres.

Me costó mucho y al final decidí
ir a tu casa y ahora estoy junto a ti,
quiero escucharlo y no me importa rogarte,
por favor no juegues con mi corazón.

Y hay una cosa que te quiero decir
que es importante, al menos para mí,
son dos palabras para hacerme feliz,
dímelo al oído una vez y otra vez.

Dime que me quieres…

La letra de esta canción nos evidencia la necesidad que tienen algunas personas en la reafirmación de sentirse queridos. Sin embargo, hay que considerar que lo importante no es tanto que te lo digan, sino de sentirlo. El amor puede expresarse de muchas formas: con las acciones, con detalles, etc. Hay que considerar, además, que hay personas que simplemente no saben decir «Te quiero», o que incluso consideren que esas palabras no expresen en toda su extensión lo que realmente sienten.

Te propongo que más que estar pendiente de cuántas veces te dicen «te quiero», lo estés a los detalles y las acciones de los demás. El amor más que escucharse, hay que sentirlo.

Gracias.
José Ramón García

Acerca de José Ramón García

A lo largo de la vida vamos acumulando experiencias, unas veces agradables y otras no tanto, que van marcando y desarrollando nuestra personalidad. Además, con la perspectiva de los años encontramos el sentido a muchas de las cosas que han ocurrido en nuestra vida, y que en aquel momento no comprendíamos. Quizás ha llegado el momento de que utilicemos esta nueva aptitud para beneficio de otros que andan perdidos en los aconteceres que un día nos afectaron también a nosotros. Soy Coach Personal. José Ramón García.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s