Cómo aumentar la autoestima siendo coherente

coherenciaObservo cómo cada día que pasa se vuelve más y más complicado encontrar personas que sean coherentes; principalmente que lo que hagan se acerque bastante a lo que habían dicho que iban a hacer, o que lo que digan no difiera mucho de un día para otro. Incluso se vuelve complicado hallar personas que cumplan con sus compromisos o con su palabra, ¡y ojo! no me estoy refiriendo a políticos. Que diferencia con antaño, cuando la palabra de una persona, sellada con un apretón de manos, era una señal inequívoca de cumplimiento. En aquellos tiempos palabras como compromiso o responsabilidad tenían un valor cuasi desconocido hoy en día.

Quizás esto se deba a la poca importancia que algunas personas le dan a lo que dicen, pensarán <¡Que más da, hay que pasar el momento!> y así dicen lo que más le conviene, o se comprometen a lo que en mejor posición les deja, pero luego, cuando llega el momento de rendir cuentas, ni recuerdan lo que dijeron o a lo que se comprometieron. Y no siempre esto tiene que suceder a propósito, puede que la palabra simplemente haya perdido gran parte de su peso como compromiso y se haya quedado en una forma simple de comunicación.

Claro, si eres una persona irresponsable, indiferente o apática, el ser coherente será tan poco importante para ti como lo puede ser una gota de agua en la extinción de un incendio. Ahora bien, si eres mínimamente responsable, esa incoherencia te generará cierta ansiedad y puede que baja autoestima, e incluso falta de motivación. ¿Qué hacer en estos casos? Pues yo te diría que, ante todo, reconocer que te has podido equivocar, descuidar y no has cumplido con tu compromiso, y acto seguido ponerte manos a la obra en el resarcimiento del daño o el perjuicio, eres humano y por lo tanto tienes derecho a equivocarte…, y nadie te lo demandará. Aquí lo importante es el reconocimiento y luego la acción. Internamente sentirás alivio y tú mismo reconocerás que has sido suficientemente responsable como para reconocer tu equivocación y luego tener la grandeza de dar la cara.

No olvides que tu compromiso con alguien genera ciertas expectativas en éste de dimensiones inciertas, y que si le fallas puedes, sin quererlo, ocasionarle unos perjuicios internos que normalmente no contemplamos. Me refiero a que es difícil saber en qué estado de ánimos se encuentra una persona con la que hemos adquirido un compromiso, quizás esté en lo más bajo de su autoestima y nuestra palabra suponga la única esperanza que tenga para comenzar a levantarse, no lo sabemos, por ello hay que ser muy consciente de la importancia de lo que decimos.

Quizás pocas frases expresen la trascendencia de la relación entre las personas, como las conocidas de John Donne:

«Ningún hombre es una isla entera por sí mismo. Cada hombre es una pieza del continente, una parte del todo. Si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia.
Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti».

Gracias.
José Ramón García

Acerca de José Ramón García

A lo largo de la vida vamos acumulando experiencias, unas veces agradables y otras no tanto, que van marcando y desarrollando nuestra personalidad. Además, con la perspectiva de los años encontramos el sentido a muchas de las cosas que han ocurrido en nuestra vida, y que en aquel momento no comprendíamos. Quizás ha llegado el momento de que utilicemos esta nueva aptitud para beneficio de otros que andan perdidos en los aconteceres que un día nos afectaron también a nosotros. Soy Coach Personal. José Ramón García.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Cómo aumentar la autoestima siendo coherente

  1. maria eugenia suarez miranda dijo:

    k hermosa frase yo le pido un favor k si me puede decir el nompre del libro y como se llama o dende lo puedo consegir perdon x mi ignorancia y muchas felicidadas x ser lo es gracias k dios lo bediga

    • Estimada María Eugenia,

      Con gusto te informo. La frase entera es:

      «Nadie es una isla completo en si mismo; cada hombre es un pedazo del continente, una parte de la tierra; si el mar se lleva una porción de tierra, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa de uno de tus amigos, o la tuya propia;
      la muerte de cualquier hombre me disminuye, porque estoy ligado a la humanidad; y por consiguiente, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.»

      Esa es la frase con la que comienza el libro de Ernest Hemingway «Por quien doblan las campanas» (ambientada en la guerra civil Española) y ese texto está basado en el poema «Meditación XVII» de John Donne (poeta inglés del siglo XVI).

      Espero haberte ayudado.
      Un Saludo.
      José Ramón García

  2. Desde el momento que en que ubique sus páginas de autoayuda emocional, me que quede pegada recorriendo cada una de sus sugerencias. Todo es ameno y aliciente para los que la leen, lo digo por mí y creo que por el resto de los visitantes. Sr. José Ramón, tiene una sencillez de expresión que le llega a uno con toda su sabiduría en ella. Gracias por compartir sus conocimientos y ayudar a la humanidad a descubrir su fuerza interior a veces dormida por falta de estímulo del medio y por falta de voluntad nuestra en muchas de las veces. Más abajo comparto con Uds. unas expresiones que leí en la revista Revelaciones del Septimo Rayo (Setiembre/2005), lastimosamente digo que es anónimo pués no pusieron el nombre del autor. Es como sigue: «VIVE LA VIDA SIN MIEDO, ENFRENTA LOS OBSTÁCULOS Y DEMUÉSTRATE QUE PUEDES SUPERARLOS» y a continuación… «YO PEDÍ»
    YO PEDÍ FUERZA…
    Y DIOS ME DIO DIFICULTADES PARA HACERME FUERTE.
    YO PEDÍ SABIDURÍA…
    Y DIOS ME DIO PROBLEMAS PARA RESOLVER.
    YO PEDÍ PROSPERIDAD…
    Y DIOS ME DIO CEREBRO Y FUERZA PARA TRABAJAR.
    YO PEDÍ CORAJE…
    Y DIOS ME DIO PELIGROS PARA VENCER.
    YO PEDÍ AMOR…
    Y DIOS ME DIO PERSONAS QUEBRANTADAS A QUIENES
    AYUDAR.
    YO PEDÍ FAVORES…
    Y DIOS ME DIO OPORTUNIDADES.
    YO NO RECIBÍ NADA DE LO QUE PEDÍ,
    PERO HE RECIBIDO TODO LO QUE NECESITABA. (yo le agregaría: «pero he recibido todo lo que necesitaba mi espíritu, mi ser para fortalecerme y evolucionar»)
    y luego en otro párrafo lo siguiente: «DIOS DAME SERENIDAD PARA ACEPTAR LO QUE NO PUEDO CAMBIAR. VALOR PARA CAMBIAR LO QUE PUEDE Y DEBE SER CAMBIADO Y SABIDURÍA PARA DISTINGUIR LO UNO DE LO OTRO».

    • Estimada María:

      ¡Muchas Gracias por esas palabras tan bellas! Al igual que lo es el párrafo que me envías. Creo que va unido a un cuento de una mariposa. Si me lo permites voy a publicarlo en la página de Facebook para compartirlo con todas las personas que nos siguen.

      Muchas gracias de nuevo.
      Un Saludo,
      José Ramón García

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s