Cómo sentirse bien con el Ganar/ganar

ganar/ganarHace unos días recibí un email de una amiga que me contaba que tenía la autoestima baja, porque uno de sus jefes le dijo, ante la solicitud de ésta de una explicación por un hecho ocurrido, «Yo gano y tú pierdes, yo siempre voy a ganar».

Es curioso, pero esa frase revela el enfoque tan autoritario que tienen algunas personas, proclives éstas a utilizar su posición, el cargo, o el poder para lograr lo que se han propuesto, en vez de basarse en principios. Resulta que ya de pequeño vives en el entorno de la familia ciertas diferencias o favores que desde bien temprano te ponen en la disyuntiva de elegir ganar o perder, y esa filosofía errónea de interacción humana la llevas al pie de la letra el resto de tu vida, como si fuera un mandamiento, y la extrapolas a todas las actividades y aspectos de la misma, pensando que esa es la forma natural de que ocurran las cosas.

Pero a medida que vas creciendo se sigue arraigando en ti esa dicotomía gano/pierdes, primero en la escuela, luego en la Universidad… y finalmente en el trabajo, donde alcanza el grado máximo de arraigamiento. Y es precisamente en el entorno laboral donde se revela con más crudeza ese lado autoritario, ya sea por la competencia o por el puesto que ocupas.

En mi opinión, el error radica en sembrar, cuidar y alimentar en exceso, desde muy temprano, la competencia, en vez de hacerlo con otra palabra que también comienza por «co» y es la «colaboración». Curiosamente el resultado de colaborar eficazmente puede ser igual o mejor que el hacerlo desde la competencia, pero con unos efectos muy positivos, al contrario que en el caso de ésta última.

Colaborar, trabajar en equipo, te sugiere y te empuja a moverte desde la humildad, desde el compartir, desde el compromiso… y las consecuencias naturales de este proceso son la superación personal, el aumento de la autoestima, la motivación, etc. Y en aquellos caso en que tu opción sea ganar, lucha, pero no porque la otra persona pierda, sino lucha por conseguir tú el objetivo, permitiendo que las otras personas logren los suyos -vive y dejar vivir-.

«Lo mejor que podemos hacer por otro no es sólo compartir con él nuestras riquezas, sino mostrarle las suyas»
Benjamin Disraeli)

Hasta hoy no recuerdo haber experimentado sensación o emoción más grata que la de haber colaborado en la consecución de cualquier objetivo, o la de ayudar a que otra persona lo consiguiera. Supone el aprendizaje de las dos partes, beneficios compartidos, influencia mutua… Es un ganar/ganar en toda la regla.

Si yo gano y tú pierdes ¿Qué es lo que habré ganado?

Gracias.
José Ramón García

Acerca de José Ramón García

A lo largo de la vida vamos acumulando experiencias, unas veces agradables y otras no tanto, que van marcando y desarrollando nuestra personalidad. Además, con la perspectiva de los años encontramos el sentido a muchas de las cosas que han ocurrido en nuestra vida, y que en aquel momento no comprendíamos. Quizás ha llegado el momento de que utilicemos esta nueva aptitud para beneficio de otros que andan perdidos en los aconteceres que un día nos afectaron también a nosotros. Soy Coach Personal. José Ramón García.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Cómo sentirse bien con el Ganar/ganar

  1. koalabohemio dijo:

    Estoy completamente de acuerdo. La gente que aplasta a otras para conseguir su «beneficio» tienen grandes problemas de autoestima, necesitan avasallar a los demás para sentirse bien. Indica en parte que no están contentos con ellos mismos.

    Me quedo con la última frase.

    Un saludo de un modesto bloguero.

    • Estimado Kevin:

      ¡Gracias! por tu interés y tu comentario.
      Para ser un poco más optimistas, habrá que decir que hay muchas personas que «viven para servir» y por lo tanto «sirven para vivir», como decía Teresa de Calcuta.
      Efectivamente, esa última frase de Benjamin Disraeli es toda una declaración de intenciones, y además presupone en quién se lo proponga una gran cantidad de generosidad y también de humildad ¡Y de ésto último sí que carecemos bastante.

      En todo caso, muchas gracias por tu opinión, de otro más humilde bloguero y amigo.

      Un saludo,
      José Ramón García

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s