Lo que tengo que hacer Vs Lo que quiero hacer

QuiereteMilVecesMasComo saben los lectores de esta página, lo que escribo no es cátedra, sino simplemente mi opinión con el objeto de que sea otro punto de vista más. En este caso quería referirme a una frase que empleamos con frecuencia, algo así como: «es que tengo que hacerlo» o «no me queda más remedio que hacerlo». Por ejemplo, sales de casa para ir al trabajo y llegas tarde porque había mucho tráfico en la carretera. Cuando te presentas ante tu jefe éste te pregunta: «¿Por qué llegas tarde?» y tú le respondes «Es que había mucho tráfico al venir para el trabajo». Ahora te pregunto: Si todos los días existiera tanto tráfico ¿esto quiere decir que vas a llegar siempre tarde? Porque de ser así, será evidente que tu Jefe tendrá que despedirte y contratar a otra personas que ¡no tenga esos problemas de tráfico!

Estoy de acuerdo en que se trata de una cuestión de semántica, al igual que ocurre, por ejemplo, con la palabra «necesito». Quiero decir que en nuestro lenguaje existe la palabra «necesitar» y también «tener» y por eso se pueden emplear sin problema. Lo que ocurre es que el lenguaje no sólo son palabras sino que esas palabras tienen significado, y además, cuando hablamos, la primera persona que te escucha eres tú, más bien tu subconsciente, y a ese sí que debes hablarle claro, por eso si dices «necesito arreglarme el pelo» le estás enviando a tu subconsciente un mensaje de dependencia a tu pelo, es como si dijeras que si no te arreglas el pelo vas a morir, o que el que manda en ti es tu pelo. Más bien lo adecuado sería algo así como «me gustaría arreglarme el pelo» o «estaría bien arreglarme el pelo»… Algo similar ocurre cuando dices, por ejemplo, «tengo que salir con mi hermano». Esa frase la puede interpretar tu subconsciente como que no eres libre para decidir salir con tu hermano, sino que estás sometido a los deseos de tu hermano.

Poniéndonos en una situación extrema, podríamos decir que sólo tienes que hacer lo que te ayude a mantenerte vivo, por ejemplo respirar, comer, beber agua, saltar (si eso te salva la vida)… pero todo lo demás no tienes que hacerlo si no quieres, y si lo haces es únicamente porque quieres.

Por ejemplo, estás con una amiga y ésta te pregunta si la acompañas a comprar un libro, y tú le dices «no puedo, gracias, tengo que ir a visitar a mi tío». Si analizas este tipo de respuestas, muy comunes en el lenguaje cotidiano, es correcta desde el punto de vista del lenguaje, pero es incorrecta desde el punto de vista de la toma de decisiones como persona libre. Sería más correcto decir «no, gracias, quiero ir a visitar a mi tío» Puede que para tu amiga no exista diferencia entre las dos frases, pero a efectos del mensaje que le transmites a tu subconsciente, y para tu propia autoestima, es radicalmente diferente, pues en el último caso lo que le dices es algo así como: «Yo, haciendo uso del libre albedrío del que dispongo, elijo ir a visitar a mi tío».

Así que, si mañana llegas tarde a la oficina porque había mucho tráfico en la carretera, y cuando llegas al trabajo tu jefe te pregunta: «¿Por qué llegas tarde?» te propongo que la respuesta que des sea algo así como: «Discúlpeme jefe, llegué tarde porque no me levanté lo suficiente temprano para no encontrar demasiado tráfico en la carretera, no volverá a pasar» y luego, claro, ¡procura levantarte de la cama más temprano! ¡Eso es inteligencia emocional!

Gracias.
José Ramón García

Acerca de José Ramón García

A lo largo de la vida vamos acumulando experiencias, unas veces agradables y otras no tanto, que van marcando y desarrollando nuestra personalidad. Además, con la perspectiva de los años encontramos el sentido a muchas de las cosas que han ocurrido en nuestra vida, y que en aquel momento no comprendíamos. Quizás ha llegado el momento de que utilicemos esta nueva aptitud para beneficio de otros que andan perdidos en los aconteceres que un día nos afectaron también a nosotros. Soy Coach Personal. José Ramón García.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Lo que tengo que hacer Vs Lo que quiero hacer

  1. Muy buena diferenciación semántica entre los conceptos expuestos. El problema es que para hacer eso y poder vivir así, cosa que desde luego estaría muy bien, hace falta una gran dosis de humildad, virtud de la que la gran mayoría de los seres humanos, con raras y notables excepciones, no tenemos. Pero a lo mejor me animo a seguir sus recomendaciones y la próxima vez le digo algo así a mi jefe… todo es cuestión de probar.

    • Estimado Christian:

      Gracias por tu interesante comentario. Realmente mi intención no es cambiar las respuestas a los jefes, mi verdadera intención es cambiar las respuestas que nos damos a nosotros mismos, en cualquier ámbito de que se trate. Y ésto es porque cuando respondemos siempre hay un mínimo de dos personas escuchando; una puede ser, por ejemplo, tu jefe, pero otra siempre serás tú, y escuchar excusas crea hábito, y el hábito hace que llegue un momento en que tu primer recurso sea la excusa y no el reconocer que puedes hacerlo mejor.

      Puedes creerme si te digo que si practicas la no-excusa serás más exigente contigo mismo y consecuentemente más efectivo, productivo, o simplemente mejor persona. Bueno, esa es mi opinión y te agradezco nuevamente la tuya.

      Un Saludo cordial.
      José Ramón

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s